Blog

Latest Industry News

El síndrome de Peter Pan

Mini John Cooper Works Cabrio
El síndrome de Peter Pan

Como ocurre en la vida real, los pequeños siempre suelen ser subestimados. Seguro que todavía te acuerdas de cuando eras un niño y te apartaban a una mesa diferente de la de los adultos, con otro menú y por supuesto sin tener ni voz ni voto en las conversaciones de los mayores. Esto es algo parecido a lo que le ocurre a los miembros más pequeños de la industria del automóvil, como por ejemplo el Mini John Cooper Works Cabrio. El endiablado deportivo de origen inglés pero procedente de Munich ha dado un golpe en la mesa y pretende demostrar a los grandes todo lo que es capaz de hacer.
Porsche, AMG, Ferraris… la jornada promete ser de lo más entretenida con estos nombres en el menú del día. Deportivos con motores espectaculares bajo el capó y un impresionante escenario natural en el que poner a prueba las cualidades de un montón de modelos radicales, entre ellos el Mini JWC Cabrio.

A priori parece raro que se haya pensado en él para esta reunión y que se le pueda incluir con el grupo de los grandes, ya que sus 3,81 metros de longitud, sus 231 cv de potencia o los 6,3 segundos que tarda en acelerar hasta los cien no son desde luego las cualidades más compatibles con la deportividad que se ofrecen en el mercado.

Sin embargo, el Mini JCW Cabrio (en esta generación mejor acabado por dentro y un poco más generoso en espacio para los ocupantes de las plazas delanteras) tiene su mejor carta guardada bajo la manga. Nos referimos, cómo no, al peso. Apenas con 1,3 toneladas, este pequeño descapotable ofrece una reacción más parecida a la de una moto potente que a la de un biplaza deportivo.

La prueba más fehaciente se lleva a cabo al entrar y salir de cada curva. Acompañado por una dirección más que precisa y directa, y por una suspensión que se comporta como una auténtica tabla, la diversión está más que asegurada.

El cambio, de seis marchas es corto y muy rápido, fiel al estilo de todos los MINI, y permite exprimir por completo sus prestaciones. “Es la sensación más parecida a un kart que puede conseguirse con un coche de producción en serie”, afirmaba con mucha razón uno de los participantes en esta concentración.

En cuanto al precio, el nuevo Mini JCW Cabrio está disponible desde 36.500, dos mil más si queremos incluir el cambio automático, con el que tarda en acelerar una décima más. Es un precio más que razonable si tenemos en cuenta el grado de diversión que proporciona. La capota de lona, que por 650 euros puede llevar un fondo negro con la bandera de Union Jack) puede abrirse y cerrarse en 18 segundos y se puede mover a velocidades de hasta 30 km/h.

Galería: Primer contacto Mini John Cooper Works Cabrio

No es justo subestimar a un modelo como el Mini JCW Cabrio. Estamos ante un auténtico devorador de curvas que, si bien no es el modelo más rápido en recta ni su sonido es comparable al de grandes deportivos, ofrece uno de los comportamientos más divertido del mercado. Estamos ante un modelo perfecto para aquellos conductores con síndrome de Peter Pan, aquellos capaces de renunciar a hacerse mayores, aquellos incorregibles aventureros que se preocupan más por las reacciones que por las prestaciones. Por menos de 40.000 euros tenemos un descapotable, un deportivo, un modelo para el circuito y un modelo para el día a día. ¿Se puede pedir más?

Con 231 cv

 

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to top